miércoles, 8 de enero de 2014

La dificultad del adiós

La despedida

Cual homenaje al n´kan  – práctica japonesa previa al entierro de los difuntos- Yojiro Takita plantea en la Despedida (2008) la actualización de ésta práctica además de ser un ritual mortuorio donde se reconcilian los vivos con los muertos acentuando en este elemento reconciliatoria la base argumental esta despedida y de la misma manera así el encuentro entre los vivos.

Honrar a los muertos y sus elementos rituales son las primeras señas de cualquier esbozo de cultura además ésta forma de despedir a los muertos permiten al director nipón contrastar la imagen recurrente del Japón moderno y tecnológico con el Japón tradicional y rural. Para esto  Daigo Kobayashi (M. Motoki), un violonchelista de una orquesta en Tokio pierde su trabajo debido a la disolución de la orquesta y decide regresar a Sakata su ciudad natal junto con su esposa para encontrar un nuevo empleo. Será mediante una confusión que terminara como "ayudante a las partidas" en una agencia de n´kan. Con el tiempo este trabajo le permitirá reconciliarse con la vida y superar la frustración con su familia y el celo.

Aire, fuego, tierra y viento son los elementos constitutivos de la cosmovisión nipona, o al menos en la que se ancla la cinta, por ello el revestimiento icónico que componen las imágenes de La despedida transitan entre las formas tradicionales de representar estos elementos. Pero La despedida, Oscar como mejor película extranjera en 2008, hace un homenaje a Despedir (1938) de Kane Tomika, donde las prácticas mortuorias y el amor no correspondido son el revestimiento para una acida crítica social antibelicista en el Japón anterior a la Gran Guerra.


Una dirección austera a favor del relato unidireccional parece ser la intención deliberada del director, sin embargo los recursos iconográficos con los que compone el relato permiten identificar otras fijaciones del director como el cuerpo, la fidelidad, la lealtad e incluso el amor filial, los cuales se verán diluidos a favor de la trama principal que se torna predecible.